De la gran escena: Teatro Karl Marx

fachada-del-teatro-karl
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Enorme e impresionante, reconocido por el recuerdo de las grandes figuras que han prestigiado su escenario, como un gran anfiteatro frente al mar, el teatro Karl Marx tiene bien ganado el apodo de el teatro de los grandes acontecimientos en Cuba.

En el recuerdo de incontables generaciones de cubanos está la magia que envuelve al espectador cuando se sienta a disfrutar del espectáculo de turno en esta institución fundada en el lejano 1949 como el teatro Blanquita y que, al momento de su inauguración, era considerado el teatro de mayor capacidad en el mundo con casi 7000 localidades.

Para los cubanos residentes en la capital y quiénes la visitan desde todas partes del país y del mundo, asistir al Karl Marx es tener la seguridad de disfrutar de una presentación de artistas de primer nivel, como los que han desfilado por su escenario a lo largo de los años tales cómo Sara Montiel, Rita Montaner, Agustín Lara, Joan Manuel Serrat, el Royal Ballet de Londres y Fito Paéz.

Además de los artistas que han formado parte de su cartelera, visitar Karl Marx representa una experiencia inolvidable a partir del viaje en sí. Ubicado en la zona de Miramar, en el municipio Playa, llegar al teatro ofrece la posibilidad al visitante de disfrutar con la arquitectura cubana de la década del cuarenta y cincuenta que rodea esta zona, transportándolo a un viaje en el tiempo por unos minutos.

Otro de sus atractivos es que se encuentra ubicado a escasos metros del Mar Caribe que lo baña con sus olas y ofrece un espectáculo digno de admirar independientemente de la hora del día, pues en la tarde hace un contraste mágico con el atardecer y en la noche permite contemplar las luces de las embarcaciones que navegan a lo lejos y a esperadas del recinto.

Ya sea en una presentación de un espectáculo infantil o en un concierto, todos los cubanos recordamos nuestra primera visita al Karl Marx, siempre acompañada de las confituras compradas por nuestros padres a la entrada del teatro. También recuerdan los más enamorados el primer beso dado a mitad de una emotiva canción, el límite traspasado amparado por la oscuridad de cómplice o el improperio recibido precisamente por traspasar ese límite.

 

El horario que de espectáculos mayormente se encuentra todos los días de la semana sobre las 8 de la noche excepto los domingos, en los cuales la función comienza a las 5 de la tarde, por lo que disfrutar de una función en el Karl Marx es una opción excelente para finalizar con broche de oro un día de ocio y disfrute por la ciudad.

Cuando visite nuestra Isla no dude en comprar entradas para usted y sus acompañantes con la intención de asistir a esta emblemática institución, experimente la mística de un lugar próximo a cumplir los 70 años de fundado y recomiende este post a sus amigos en las redes sociales para que también dispongan de información antes de visitar este pedazo de historia.

×

Hola!

Cualquier duda que tengas nos comentas por aquí

× ¿Te podemos ayudar?