Tres días en La Habana

havana-gcca4468bd_1280
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

Recientemente fui invitado a impartir durante cuatro días una serie de conferencias sobre poesía latinoaméricana  en La Universidad Autónoma de Santo Domingo,  y como mi estadía se extendería por una semana, resolví cumplir con un viejo sueño: visitar Cuba, pero como sabía que en tres días era poco lo que podía hacer, contacté a una amiga en la Habana para vivir intensamente el poco tiempo del que disponía.

Caminar, fue la mejor forma de conocer La Habana. De más está decirte que el recibimiento fue tan hospitalario y auténtico que quedé encantado desde el primer momento, así pude corroborar lo que ya me habían contado acerca del temperamento y el carisma de los cubanos.

Mi plan no era visitar hoteles ni paseos conocidos sino tratar de recorrer todo lo mas que pudiera en mis escasos días,  conocer a los cubanos en su realidad cotidiana, dialogar e interactuar con ellos y la verdad es que la realidad superó mis expectativas porque disfruté al ver como pueden tener tal vigor y sobre todo la chispa que poseen. Artesanos, reparadores de todo. Dignos, nobles, orgullosos. Muy conscientes de la fraternidad.

Los taxistas son la mejor enciclopedia de Cuba: aproveché al máximo los trayectos para empaparme  de todo tipo de historia, anécdotas y muchas risas, y siempre  con mucha música cubana tradicional y sobre todo mucho, demasiado, reggaetón (no solo en los taxis). es el día a día de los cubanos y lo escuchas caminando por las calles desde el interior de los hogares.

Pasear por La Habana es una experiencia única, sus calles están llenas de color y de vida, de música, de alegría. Y ver atardecer en el Malecón habanero fue uno de los paseos que más me impactó a la par de todo tipo de vendedoras de flores, peluches, siempre queriendo hablar conmigo.

Fue bonito ver a grupos de jóvenes cantando al son de una vieja guitarra, enamorados absortos en su mundo, y cada cual en lo suyo, de manera relajada sintiendo la brisa del mar y las olas romper contra el impenetrable muro, aunque había veces que las salpicaduras del agua salada, nos hacian recordar el aquí y el ahora e igual reíamos frente a lo insólito que es parte de la realidad cubana.

Así llegamos caminando por el larguísimo malecón habanero a la Habana Vieja, precioso lugar, sobre todo la parte histórica: La Habana Colonial y  ahí nos tomó dos días recorrer las calles empedradas, sus plazas, museos, iglesías  y restaurantes.

Tantos rincones preciosos, en un ambiente romántico, tradicional, colorido, los músicos y los viejos faroles con sus luces amarillas. Recuerdo que me sentí  absorto fotografiando la farmacia Taquechel, que es una antigua botica en la calle Obispo un museo farmacéutico , especializada ahora en medicamentos homeopáticos.

Lucía me llevó por la calle Mercaderes, que según me dijo, es una de las más completas de la ciudad, con hoteles, museos, galerías, tiendas e incluso un cine educativo y un taller que fabrica papel de forma artesanal. Pero tal vez el rincón más bello que visité fue la plaza Vieja, allí los niños de una escuela jugaban al aire libre y también algunos estaban sentados leyendo bajo los inmensos portales, ajenos al trasiego de los visitantes.

En fin, fue genial… así de simple. Rico ambiente, buena música, buena vibra, asi fueron nuestros tres días en la Habana, recuerdo que comimos en algunos restaurantes pero no se por qué se me quedó grabado uno que creo se llama «El Chanchullero» . Es super económico y la comida está deliciosa. Los nachitos y el tostón relleno fueron lo mejor!!! Y también la piña colada!!.

Si no has comprado aun tu boleto para  viajar a Cuba  reserva con Cuba Tulike en nuestra página de reservaciones online o puedes contactarnos por WhatsApp al +34612253778  si prefieres atención más personalizada. Estamos disponibles en horarios bastante extendidos,  y nos ocupamos de todo. Gestionamos con las aerolíneas de vuelos directos a Cuba la Franquicia Especial de Equipaje para ti. Te acompañamos en el aeropuerto y despedimos en tus vuelos a Cuba. Estamos en el aeropuerto en la mayoría de salidas de vuelos a Cuba de Evelop para ver que todo esté bien hasta último momento. También para que puedas aclarar cualquier duda final respecto al viaje.  Cuba Tulike se ocupa de todos los aspectos de tus viajes a Cuba, respondemos tus preguntas, tramitamos tu tarjeta de turistaseguro médico y ofrecemos vuelos al precio más bajo posible.  Permítenos ayudarte en cada paso de tu viaje.

 

×

Hola!

Cualquier duda que tengas nos comentas por aquí

× ¿Te podemos ayudar?