Un rincón habanero

Santuario Nacional El Rincón en La Habana, Cuba
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn

La Iglesia de San Lázaro en La Habana, a pocos kilómetros del principal aeropuerto del país, es de esos lugares donde se  mezcla la cubanía de un modo inigualable. Allí confluyen la fe sencilla, la ortodoxia eclesial, la espiritualidad de nuestros ancestros… el dolor y la esperanza de todos. Allí se acude buscando el amparo que se necesita cuando el dolor se hace presente o cuando la alegría llega y se desea que no se vaya.

Pero el Rincón de San Lázaro, hoy Santuario Nacional, no comenzó su historia cubana en ese lugar. En el siglo XVIII se establece un leprosorio en la Habana extramuros, evitando el contagio de la enfermedad, en la confluencia de las hoy calles San Lázaro, Marina y Vapor, cerca del malecón capital. En 1914 se traslada a la localidad del Mariel y en 1918 se establece en este poblado místico, siempre bajo el amparo de esa imagen venerada por tantos.

Quizás por su historia de dolor, los cubanos se identifican con esa figura bíblica que recuerda que el sufrimiento no es para siempre y que después de muchos avatares se puede encontrar paz y consuelo. San Lázaro, el mendigo, es referente en la religiosidad cubana y hasta ese lugar o en sus casas los cubanos lo veneran de modo particular cada 17 de diciembre.

El fenómeno de la devoción a San Lázaro, a pesar del influjo marxista ateo del proceso social cubano después de 1959, ha ido creciendo. Quizás por aquello dé que lo ideológico está mas allá de lo puramente conceptual, quizás porque la fe sencilla (aunque oculta) se vive con mucha más intensidad.

Al Rincón de San Lázaro, que es Casa de Todos, acude el pobre y el económicamente próspero, el religioso práctico y el pragmático pero en búsqueda de la trascendencia, el deportista que agradece su éxito y la madre de familia que pide prosperidad para sus hijos que están lejos o cerca. Todos y todas allí tienen un espacio para ofrecer, sin discurso preconcebido, su ofrenda mejor que es la vida propia y la de los suyos.

Allí se vencen los temores porque se ofrece lo más valioso… la vida. Es cierto que muchos devotos hacen ofrendas que rayan en la violencia contra su cuerpo pero con ellos va también una historia de dolor, de sufrimiento que ha sido redimido. Hacer juicios sobre esas ofrendas es tan arriesgado como irrespetuoso.
Acudir, aunque sea una sola vez en la vida, es el deseo y meta de muchísimos cubanos. Cerca de un millón de peregrinos acuden cada año al Santuario…. allí se toca el dolor de esta isla y la esperanza de un mañana que se construye.
×

Hola!

Cualquier duda que tengas nos comentas por aquí

× ¿Te podemos ayudar?